military-afgan-main

Aunque las fuerzas británicas realizaron operaciones militares exitosas en la provincia de Helmand en Afganistán a finales de 2009, la actividad insurgente continuó obstaculizando el movimiento de los afganos locales así como de las tropas a lo largo del único camino transitable que atraviesa la zona. Las bases de las patrullas dependían de los suministros que se dejaban caer por aire, mientras que los esfuerzos de reconstrucción civil se veían obstaculizados.

Para estabilizar la región, había que crear una ruta nueva y segura. Esta ruta tenía que conectar las bases de las patrullas del ejército y brindar transporte seguro y fiable para la población civil local.

Se les asignó la misión a los Royal Engineers del ejército británico, responsables del apoyo de combate y el desarrollo de infraestructuras necesarias para la población civil. Se enfrentaron a tres desafíos clave según el mayor Adam Foley (Ing.) quien dirigió el proyecto. En primer lugar, el presupuesto total fue de 3,5 millones de libras, en un área donde el precio del agregado era exorbitantemente alto debido a las hostilidades (250-650 dólares por metro cúbico), limitando así su uso. El segundo era cómo cruzar un wadi (valle) de 300 m de ancho y un sistema de regadío. Por último pero no menos importante fue la preocupación por la seguridad a lo largo de la ruta durante la construcción y el uso posterior.

El sistema de confinamiento celular PRS-Neoweb ™ basado en Neoloy® fue elegido por Royal Engineers después de realizar ensayos con varios materiales de relleno y adecuación de carreteras.

military-afgan-sub1 military-afgan-sub2

Un camino en la reconstrucción en Afganistán, antes de la programación, con bajo presupuesto y bajo el fuego enemigo (ver vídeo)

CONSTRUCCIÓN BAJO FUEGO ENEMIGO

La ruta llamada con el código TRIDENTE, una carretera de 7,6 kilómetros de largo fue diseñada y construida por el regimiento 28 de la Royal Engineers del ejército británico. Los ingenieros especializados en construcción de carreteras, incluidos los zapadores y las fuerzas de apoyo y unos 90 operadores de vehículos y trabajadores locales, fueron desplegados en “grupos de construcción de batalla”, sometidos a disparos continuos de francotiradores y dispositivos explosivos improvisados.

La carretera de PRS-Neoweb fue diseñada para la durabilidad bajo vehículos pesados ​​y tiempo inclemente. El fuerte aislamiento 3D basado en Neoloy en la base de la carretera fue rellenado con tierra excavada localmente (a coste cero). El sistema compuesto se comporta como una viga semirrígida, que distribuye las cargas lateralmente y reduce el estrés del subsuelo. Por lo tanto, sólo se requiere agregado para el curso de desgaste. Foley declaró que PRS-Neoweb permitió una reducción del 75% en la cantidad de agregado y una reducción en el coste por metro de dos tercios en comparación con una carretera normal con agregado.

Superando las expectativas

El 10 de marzo el primer convoy militar pasó la ruta Trident sin confrontaciones ni emboscadas. Un viaje que normalmente duraría 36 horas tardó menos de 30 minutos. Foley dijo que “el convoy se movió sin obstáculos ni problemas a lo largo de la nueva carretera en sólo 25 minutos demostrando ser un éxito innegable.

La carretera pasa por la arena del desierto y por los campos y canales de irrigación, importantes para la agricultura local. Las alcantarillas de caja grande y una carretera “flotante” compuesta por PRS-Neoweb fueron usadas para “forjar” el suelo excepcionalmente inundado, que era previamente infranqueable para los vehículos. El efecto que la ruta Trident, en toda su longitud, está teniendo sobre la población local ya es bastante asombroso, ” dice Foley. Poco después de la finalización, tiendas y mercados surgieron a lo largo de la ruta, mientras se están construyendo un consultorio médico y una escuela.

Las técnicas de diseño y construcción desarrolladas en la ruta Trident están siendo utilizadas por los Royal Engineers a través de Helmand.